Las empresas de rodamientos en Toledo conocemos bien cómo se desarrolla el proceso de los rodamientos. El procedimiento es un tanto complicado, pues se trata de un producto de alta tecnicidad y contempla una serie de fases en las que se desenvuelven distintos procesos de fabricación. En este artículo trataremos de resumirlo de modo sencillo.

Entre las primeras operaciones a realizar encontramos dos grandes grupos de acciones: las operaciones por arranque de virutas y las operaciones por deformación. Las operaciones por arranque de virutas pueden ser: el tronzado, arranque de virutas en frío con un torno multihusillos; o el torneado, en el que se usa un torno monohusillo. Las operaciones por deformación, a su vez, podrían ser: embutido, deformación en frío de la materia; o rodadura, deformación en caliente por rotación; o forjado, deformación de un nódulo de materia, calentado previamente.

A continuación, tal y como te informarán en empresas de rodamientos en Toledo como la nuestra, se realiza el tratamiento térmico. Este tiene como finalidad aumentar la dureza del material metálico empleado. Primero se calentaría a unos 850 grados centígrados, para después templarlo a 40 grados y revenirlo a 170 grados, para estabilizarlo.
 
El siguiente paso es la rectificación, con la que se da la forma final a los anillos y con la que se mejora la superficie. El objetivo es corregir darle un remate perfecto a cada pieza.

Por último solo quedaría el ensamblaje. En él se unen los distintos elementos que conforman el rodamiento y se le dan los toques finales, como el engrase y el marcado.
 
En Praga Rodamientos y R.A., S.A. contamos con más de 10.000 referencias en stock.